Propósito es un objetivo que se pretende alcanzar, muchas veces escuchamos o vemos imágenes en redes sociales que dicen Dios tiene un propósito para tu vida.


Pero ¿cuál es el propósito?


Muchas veces no tenemos oportunidad de decidir ciertas cosas, como en qué país nacer o nacer o qué padres tener, luego más adelante a los 18 años nos preguntan qué queremos estudiar, qué queremos ser, en dónde estudiar y esto resulta difícil verdad…


Actualmente el mundo nos dice que el propósito de nuestras vidas es ser felices, tener éxito y ganar mucho dinero, hay incluso personas cristianas que dicen que Dios preparó una persona para nosotros y ese es el propósito de nuestras vidas, encontrar el amor de pareja, pero este ¿es realmente el propósito de Dios en mi vida? Podemos vivir engañados sin saber cuál es el propósito de nuestras vidas y seguir pensando que estamos aquí por coincidencia o porque debemos ser recordados y muy famosos.


Pero que dice Dios en su Palabra… En Gálatas 2:20, el apóstol Pablo nos dice que ya no vivo yo más Cristo vive en mí, y hay canciones que usan este pasaje, nosotros las cantamos y cuando oímos este versículo decimos amén, pero ¿qué significa esto? Un hombre que está muerto que ya no vive, ¿puede tener un propósito? Evidentemente no porque ya está muerto, entonces Cristo es quién tiene un propósito para mi vida porque Él es quien vive en mí. Propósito es una misión que debo cumplir, un objetivo que debo alcanzar.


¿Sabes cuál es el propósito de Jesús en tu vida? En Juan 3: 16 – 17 Jesús dice que vino para salvar al mundo no para condenarlo, el propósito de Cristo es salvar tu vida y si Él vive en mí entonces ése también es mi propósito.


En Juan 16:7 Jesús dice nos deja al Espíritu Santo para que nos enseñe sobre Él, para convencernos cuando hacemos mal, para eso nos dejó Dios a su Santo Espíritu para que juntos abracemos al mundo con amor y no hay mayor amor que salvar a la gente de una eternidad sin Dios.


El Espíritu Santo me lleva al propósito de mi vida que es conocer a Cristo para hacer su voluntad, cuando su Palabra nos pertenezca, cuando Cristo me pertenezca podré compartir de su amor con los demás y estaré cumpliendo el propósito de mi vida…